Andando por casa (I)

abril 24, 2007

Cada día suelo dedicar algunas horas a meditar sobre aspectos tan dispares como la migración de las falconiformes ó la paradoja de Schrödinger. De este esfuerzo intelectual, y gracias a mi ignorancia supina, surge algún pensamiento profundo, en forma de paremia, buscando la síntesis de múltiples realidades en un puñado de palabras. La de hoy:

“La vida se asemeja a un saco de patatas”.

A veces uno no está inspirado…

El pasado viernes, por la noche, Antena 3 emitió Billy Elliot. La cadena estuvo publicitando la película desde días anteriores y utilizó para el spot una de las canciones que forman parte de su banda sonora: Shout to the top, de The Style Council. Muy ochentera.

La fortaleza y el valor de un hombre se estiman a partir de cuán vulnerable es. Aquéllos que se esconden tras un caparazón, evitando los riesgos u ocultando sus flaquezas, ciertamente no son valientes, tampoco fuertes y, acaso, ni siquiera hombres. La verdadera hombría se haya en la lucha a pecho descubierto, en el cuerpo a cuerpo con el fracaso, con consciencia del riesgo, pero sin temor a él.

En fin, que la vida pierde su significado cuando no existe la muerte. Negar, por tanto, el morir es negar, también, el vivir. Así que yo digo: sé vulnerable, amigo mío.

Marfil blanco

abril 23, 2007

Se llama Coral. Es morena, con el pelo largo y rizado. Parece muy risueña e inteligente. Sus expresivos ojos están acompañados por el pequeño lunar de su mejilla izquierda. Tiene una voz muy atractiva, casi intemporal. La forma de su cuerpo denota un carácter enérgico y anhelante. Y…

¡Qué mierda! Estoy enamorado.

Franqueza y sinceridad

abril 22, 2007

Alguien es franco cuando no oculta nada y muestra todo su ser; una persona que se rige por la franqueza está desnuda y enseña sus virtudes y debilidades; la presencia y la esencia coinciden. La sinceridad, por su parte, implica veracidad y ausencia de mera apariencia; ser sincero es no mentir, es responder correctamente a preguntas concretas; la presencia está contenida en la esencia.

Yo fui estúpido: creí que la cuerda de la sinceridad era suficiente para que la golondrina no echara a volar. Olvidé el cabo de la franqueza en un rincón, empolvado por el transcurrir del tiempo.

¿Es ceguera voluntaria?

abril 22, 2007

Hay muchas maneras de ser desgraciado. A mí me encanta ésa en la que uno mismo va colocando piedras en el sendero, para tropezar con ellas y darse una hostia padre. Sí; además no intenta ocultarlas, están visibles. Sabe que se hallan ahí, conoce el lugar exacto; aun así se permite el placer de no obviarlas y de caer y llorar.

Pero basta de lloriqueos infructuosos. Los mayores obstáculos son los que nosotros mismos ponemos. Nos limitamos, cercamos nuestras emociones, sueños e ilusiones. Es un craso error, sí… pero inevitable. Parece justo pensar, por tanto, que la mentalidad a adoptar es otra: luchar contra aquéllo que nos atenaza, sin miramientos.

No dejes que el miedo sea el director de tu vida. Ese puesto te corresponde a ti; y el de actor principal, guionista, productor… Esta es tu película. Disfrútala.

Un grito al cielo

abril 21, 2007

Con esta entrada quiero inagurar esta cosa. Es algo íntimo. Las felicitaciones y palabras honrosas no tienen cabida aquí; quizás en otro momento.

A primera vista, esta cosa parece un tanto inútil: uno escribe lo que le viene en gana, sin saber su destino y sin conocer la razón. Escribir; desnudar el mar gota a gota.

Aunque me hubiera gustado disfrutar de la agradable compañía del anonimato, sé que es imposible. Por eso abrazo aquí la fiel protección de un seudónimo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.